Retail execution

La aplicación de la planificación estratégica en el comercio minorista, la materialización de una idea o hipótesis en el punto de venta, se conoce como Retail execution. Es poner en marcha en el punto de venta lo que los equipos de marketing y ventas planificaron entre bastidores.

El objetivo principal de la ejecución de los puntos de venta es aumentar la rentabilidad de la organización. Dicho de otro modo, vender más. Al mismo tiempo, se sabe que no es tan sencillo:

En un enfoque humorístico, diría que el concepto general de ejecución en el comercio minorista puede compararse con un árbol.

La existencia de todo árbol comienza con la germinación de una semilla. Esta semilla se desprende y forma raíces cuando se posa en el lugar adecuado. Reconoce el suelo, descubre las oportunidades y esquiva los peligros cada día al principio, cuando todavía es frágil.

La raíz es fundamental para la supervivencia del árbol. Se encarga no solo de sostener, sino también de nutrir a la planta. En este ejemplo, las raíces son para las plantas, lo que la ejecución de la venta es para todo el entorno empresarial.

El mecanismo del punto de venta (TPV), ya sea en línea o fuera de línea, está en el centro de todo. El negocio (el árbol) no puede prosperar sin la ejecución (la raíz). No será lo suficientemente fuerte como para desarrollarse adecuadamente hasta que llegue al punto en el que pueda proporcionar resultados (las flores y los frutos). El árbol no podrá evolucionar sin una base fuerte y proporcionada.

El concepto es el mismo para las marcas que dependen de la exposición de productos en los puntos de venta. La venta no se producirá sin una ejecución sólida, sin la tangibilidad de la estrategia comercial en el punto de venta.

En consecuencia, la ejecución en el comercio minorista podría considerarse la base del marketing comercial. Por ello, es fundamental asegurarse de que estos cimientos sean muy sólidos para permitir una perfecta gestión de la ejecución en el punto de venta.